Los Juegos Olímpicos

Los JJ.OO. en la antigua Grecia comenzaron en el 776 a.C. y se celebraron hasta el 392 d.C. y tuvieron un marcado cariz religioso. Durante más de mil años y cada cuatro veranos, ciudadanos de todas las polis de la antigua Grecia acudían a las sagradas tierras de la Antigua Olimpia para adorar e invocar a Zeus y celebrar con pasión las competencias deportivas en su honor. Las comitivas y el público llegaban desde todos los puntos de Grecia a un evento que durante cinco días reunía no sólo a deportistas y sus entrenadores, sino también a filósofos, poetas, escritores, apostadores, comerciantes, músicos, bailarines, …
Los actos religiosos en honor a Zeus Olímpico consistían en sacrificios, música, actuaciones teatrales, discursos de filósofos, recitales poéticos, desfiles, banquetes, …
Durante estos Juegos, los hombres competían desnudos, no existían los deportes por equipo, salvo las carreras de relevo, no había premios para los segundos o terceros puestos, no se vendían entradas y las mujeres casadas no podían asistir a las competencias, sólo hombres griegos libres.

El valor de los Juegos antiguos fue esencial para los griegos: representaron una manifestación religiosa de sumisión a los dioses, contribuyeron desarrollo armónico del cuerpo y del alma y favorecieron la amistad de los pueblos y ciudades y, por ende, la unidad entre los griegos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario